máximo rendimiento

Empieza ya a entrenar tu mente para el deporte. Pasa del «qué» al «cómo»

¿Sabes lo que tienes que hacer para rendir mejor en el deporte pero cometes los mismos errores una vez tras otra? Eso lo puedes cambiar desde ya, empieza a entrenar tu mente para el deporte.

Es muy habitual en lo que respecta al entrenamiento psicológico leer artículos o incluso libros qué hablan de qué es lo que tienes que hacer o pensar para mejorar tu rendimiento. Frases como que “tienes que confiar más en ti” o que “te debes centrar más en lo que haces y no en el resultado”. Sinceramente creo que ese es el camino el objetivo que se debe perseguir con un buen entrenamiento mental. La meta debe ser alcanzar una mente limpia en el campo del deporte que te permita rendir a tu nivel. Como he comentado en otros artículos llegar a fluir dentro del campo de juego.

El problema viene cuando queremos darle un sentido práctico a todas esas recomendaciones o consejos. Todo el mundo sabe que para mejorar la resistencia tiene que entrenar. Sería utópico creer que simplemente con que alguien te diga qué tienes que aguantar mejor físicamente tus partidos, ya lo vayas a lograr. El único camino que hay para mejorar la resistencia es entrenarla. Lo puedes hacer de muchas maneras, desde carrera continua a entrenamiento por intervalos, con tu propio peso o utilizando aparatos. Por suerte el entrenamiento físico es cada vez más una ciencia y te ofrece múltiples opciones para que logres tus metas.

¿Qué tal vas de constancia?

En el aspecto psicológico sucede exactamente lo mismo. Una mejora de la concentración o saber gestionar las emociones que surgen durante la competición también precisan de dedicación, entrenamiento y esfuerzo. Para mí la palabra clave es constancia. En realidad, en el deporte esta capacidad personal es inherente a la consecución del éxito.

Curiosamente descubro que en el aspecto mental es donde más prisas parece haber para que los resultados se materialicen. Puede ser porque cuando alguien quiere cambiar un pensamiento lo hace de manera automática.

Simplemente me digo:

“A partir de ahora voy a dejar de enfadarme cuando fallo. Si lo analizo es algo lógico y sé que me va a ayudar. Así que lo he decidido, en la próxima competición no me voy a enfadar pase lo que pase.”

Ese propósito se suele quedar precisamente en eso, en un propósito. Tengo la intención de cambiar pero luego me encuentro en que vuelvo a caer en los mismos errores que he cometido anteriormente y que sé que me perjudican. ¿Por qué sucede esto?

Lo que nos enseña la Neurociencia

La razón es muy sencilla de explicar pero quizás difícil de entender. La neurociencia nos enseña que del mismo modo que algunas sustancias, como el alcohol, el tabaco o la comida, los pensamientos y las emociones también crean adicción. Una persona puede ser adicta a la tristeza al enfado o a la ansiedad, necesitar generarla. De manera automática y casi inconsciente vuelve a caer en los mismos comportamientos que le perjudican.

Además, estos comportamientos no se quedan solamente en eso sino que llevan consigo el parálisis por análisis posterior con la consecuente sensación de culpabilidad por ello. Y ahí es cuando se vuelve a entrar en el mismo ciclo del que se quería salir y que había pensado que había roto con los buenos propósitos de los que estábamos hablando antes.

 

Empieza con esta práctica.

 

Ahí es donde tengo que entrar en acción, cuando tengo que buscar ayuda del mismo modo que la busco para mejorar mi forma física o mejorar mi técnica deportiva. Tirar de todos mis recursos personales de los que hablaba antes y del que te destacaba especialmente la constancia, y empezar hacer los ejercicios y dinámicas que me ayudaran a romper con ese nocivo ciclo.

Te voy a dejar una primera práctica muy sencilla qué puedes hacer en cualquier momento y que te recomiendo realices a diario durante 5 minutos.

Entrenamiento Mental para deportistas
Juega mejor, controla tu cabeza en el deporte para ganar

La práctica como vez es muy sencilla. Son solo 6 pasos, no necesitas ningún material y apenas te llevará tiempo. pero cuidado porque tiene trampa. Empezar un entrenamiento mental no es sencillo, suele resultar aburrido y no da resultados desde el primer momento.

Ahora es tu turno

Si volvemos al ejemplo de la resistencia, recuerda la primera vez que te pusiste las zapatillas para salir a correr, y te diste cuenta de qué apenas aguantaste unos minutos y durante ese tiempo tu mente estuvo poniendo en duda lo que estabas haciendo, diciéndote que no ibas a lograrlo. La constancia y el esfuerzo te ayudaron a mejorar. Y los resultados los fuiste encontrando en el campo de juego.

Lo mismo sucede con este tipo de entrenamiento, como la práctica que te he dejado. Proponte empezar hoy mismo, de hecho ahora sí puedes, y ten claro que estas sembrando para obtener unos resultados que te llegarán seguro dentro de poco.

Mucho ánimo y a por ello.

P.D: MindfulSport es un método de entrenamiento mental para deportistas práctico, estructurado y planificado. Que permite al jugador/a tener la sensación de que está entrenando, con ejercicios y dinámicas diseñados para alcanzar los objetivos marcados. Además, desarrolla formaciones para familias que quieren ser una pieza más en el complejo engranaje que lleva al éxito.

Deja un comentario