La mejora constante a través del Kaizen.

El deportista que es capaz de enfocar su carrera de manera amplia atendiendo a objetivos a largo plazo, pero marcando pequeños retos alcanzables a muy corto plazo, será capaz, no sólo de mantener la motivación alta de manera más constante, si no de valorar mejor su progreso. Aprende a lograr la "mejora constante" a través del kaizen.

Cada vez son más los términos de la cultura japonesa que vamos incorporando a la nuestra, la occidental. Y las hay de todo tipo, desde desarrollo y bienestar personal, hasta productividad en el trabajo o filosofía de vida. Lo cierto es que para mí la influencia de esta y otras culturas orientales es muy positiva y puede aportarnos muchísimo a nuestra manera de vivir y de entender las cosas. Por ello, hoy te quiero hablar de un término muy utilizado en las empresas como ejemplo de productividad y bienestar personal del trabajador. Estoy hablando del Kaizen.

Se trata de un proceso de mejora continua basado sobre todo en acciones concretas, simples y poco costosas y que implican a todo el grupo de trabajo.

La palabra se divide en dos partes: kai, qué significa cambio o acción de mejorar y zen que significa bueno o beneficioso. De esa manera obtenemos un resultado común, un cambio a mejor, mayor obtención de beneficio. Seguramente, ya estarás relacionando este término con lo que debe ser el objetivo de un deportista. Efectivamente, aspirar siempre a mejorar, y sobre todo es muy importante hacerlo de manera cuantificable. Como te decía, encontrar la mejora constante a través del kaizen.

Comentarte que este término empezó a utilizarse en Japón finalizada la Segunda Guerra Mundial, cuando las empresas de aquél país se encontraban en la ruina. Era necesario un cambio en el sistema de producción para posibilitar el arranque y la mejora del país. En apenas unas décadas, Japón se convirtió en una potencia económica mundial y todavía continúa siéndolo. Por ello, como te decía al principio, podemos aprender mucho y llegar a aplicarlo a nuestro ámbito, que en este caso es el máximo rendimiento del deportista.

Aplicación del Kaizen al desarrollo del deportista.

Como te decía, lo fundamental es lograr pequeños progresos, mejora constante, a través del kaizen. Ir acumulándola en el día a día y que eso sume al global. A continuación, te voy a describir cinco aspectos fundamentales que debes considerar para implementarlo en la carrera deportiva.

 

1. Implicación de todos el equipo de trabajo.

Para conseguir una evolución armónica y progresiva en el rendimiento del deportista, hay que implicar a todos los "actores" que le rodean. Por supuesto, primero de todo, el propio deportista, cuya baza fundamental es el compromiso con esa mejora continua. Al fin y al cabo, él es el principal interesado en alcanzar esos nuevos retos. Debe rodearse de facilitadores que le acompañen en el proceso.

Estos facilitadores son tanto su entrenador,  su preparador físico, c su familia y su entrenador mental. Creo que un buen grupo de trabajo debe tocar todas estas áreas, y armonizar la evolución. Por parte del técnico deportivo, su misión es detectar las principales áreas de mejora qué debe perseguir el deportista y apoyar su planificación en ellas. El preparador físico es el responsable de aunar desarrollo de las cualidades físicas necesarias con un buen trabajo de prevención de lesiones. El psicólogo o coach deportivo, tiene como fundamental misión fijar metas y retos encaminados a potenciar los puntos fuertes y aminorar las debilidades a nivel de actitudinal. Por último, la familia debe estar informada de todo este proceso y sobre todo está para dar soporte a los profesionales y al deportista. En este artículo comentaba algunos puntos en los que los padres/madres podían servir de mayor apoyo a sus deportistas.

 

2. Acumular pequeñas mejoras.

Hasta el camino más largo se recorre a base de pequeños pasos. Esta puede ser la metáfora perfecta para describir lo que es la evolución del deportista a lo largo de su carrera. Es misión del cuerpo técnico convertir los objetivos a largo plazo en objetivos a corto plazo, y siempre que sea posible en retos diarios o semanales. Por supuesto, hay que informar al deportista de ello, pues de este modo estaremos potenciando su motivación a la mejora constante. Cuando hablo del cuerpo técnico, me refiero tanto en el plano técnico, táctico, físico y mental. Sólo de esa forma se podrá dibujar el camino que quiere recorrerse.

 

3. Resultados concretos y medibles.

Imagínate que tienes que ahorrar 1000 dólares en un año. La cifra puede sonar muy grande. Sin embargo si de lo que se trata es de ahorrar unos 80 $ cada mes, parece algo más asequible. Por último, si la premisa es ahorrar 2,70 dólares al día, seguro que lo afrontarás con mucho más convencimiento de logro. Pues con las metas deportivas sucede exactamente igual. Hay que encontrar la manera de cuantificar los logros, y de reducirlos al mínimo posible para poder valorar su consecución. Para ello, un cuerpo técnico experimentado deberá asumir el reto y apoyarse en soportes tecnológicos de análisis técnico, en toma de datos y análisis de carácter físico y fisiológico, y utilizar programas y baterías de tests para medir el avance en las variables psicológicas.

"GUÍA PRÁCTICA DE INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA DEPORTISTAS"

RECÍBELA GRATIS EN TU CORREO


4. Se deben conocer todas las variables del proceso.

Es fundamental que todo el cuerpo técnico esté en comunicación y se vaya trasladando estas variables de trabajo. Además, también es muy importante implicar a la familia en el proceso que se va a seguir informándole de manera directa y clara, sin caer en tecnicismos que lo único que consiguen es crear, en muchas ocasiones mayores distancias. Por su parte, el familiar debe esforzarse al máximo en entender esa información, y sobre todo en respetar el criterio técnico y profesional.

 

5. Eficiencia y economía.

A nivel de producción industrial se habla de eliminar los procesos residuales no productivos. Si lo aplicamos en el ámbito deportivo, de lo que se trata es de localizar aquellos hábitos o dinámicas de entrenamiento que no suman al deportista. Incluso en muchas ocasiones restan. En cualquier camino, y recuerda que una carrera deportiva lo es, el tiempo es un factor muy valioso. Por ello hay que sacarle la máxima rentabilidad a cada uno de los procesos de entrenamiento. Muchas veces se cae en el error de creer que muchas horas de entrenamiento traerán como consecuencia una mayor progresión. Sin embargo, la apuesta correcta es por la eficiencia y economía de esfuerzos, que aparte de asegurar mejores resultados evita lesiones en el futuro.

 

Como siempre, el movimiento se demuestra andando.

Estos serían los cinco puntos que más destaco del proceso del Kaizen aplicado a la carrera del deportista. Sin duda, cada profesional y deportista sabrá cómo llevarlo a mejor término según su caso. Respecto a cómo comenzar este proceso, te diría que el iniciador del mismo debería ser el entrenador. Con una valoración previa al deportista, plantear el comienzo del proceso al resto del equipo. Una vez marcado el camino, se trataría de trasladarlo al deportista y por último implicar a la familia en ello.

Un trabajo bien definido y con un equipo multidisciplinar, sólo puede estar abocado al éxito.

¿Quieres empezar un entrenamiento mental gratuito?

Solicita una sesión gratuita y conoce nuestro programa de MindfulSport. Tus metas te están esperando.
Últimas entradas de Miguel A. Rodriguez Ramirez (ver todo)

Deja un comentario