Cuatro factores decisivos para tu máximo rendimiento deportivo.

Se llama rendimiento a la proporción de medios que se utilizan para obtener algo y el resultado final que se obtiene. Como ves es una definición muy similar a la de eficiencia. Alcanzar un objetivo utilizando sólo la energía (recursos) necesaria. Cuando hablo de medios o factores, me refiero a recursos invertidos para lograrlo. Algunos dependen del propio deportista, y otros no siempre es así. Te enumero los más importantes a continuación, y sobre todo te explico cuáles depende de ti y cuáles no.

 

A menudo me habrás leído en mis artículos o escuchado en mis podcasts (ver página de podcasts) decirte que tienes que aspirar siempre a tu máximo rendimiento. Pero, ¿qué es el máximo rendimiento? ¿Cómo puedes saber cuál es el tuyo y sobre todo qué tienes que hacer para alcanzarlo? Desde luego eso es clave. Eso, y también aceptar que tu “máximo rendimiento” es variable, depende de muchos factores, y no todos los puedo controlar siempre.

Lo que es fundamental es que te des cuenta de que no debes relacionar tu rendimiento deportivo con el resultado final, al menos no con el resultado en la competición. Un equipo de baloncesto puede jugar a su máximo rendimiento y sin embargo caer derrotado simplemente porque el otro equipo es superior. O un saltador de pértiga puede superar su mejor marca personal y no entrar en el corte final para las finales. ¿Es eso un fracaso? Evidentemente no.

Ahora bien, existen cuatro factores que marcan de manera decisiva tu máximo rendimiento en el deporte. Te invito a conocerlos, analizarlos en ti mismo y sacar las conclusiones que más te ayuden a mejorar.

 

FACTOR 1. Tiempo de entrenamiento.

con entrenamiento hablo de cualquiera de las cuatro áreas del deporte, técnica, táctica, física o mental. La frecuencia con la que entrenas y la duración de los entrenamientos, depende de ti. Recuerda, además, que el autocuidado físico o el mental no termina. Hay variables que debes vigilar y desarrollar constantemente. En este artículo sobre entrenamiento invisible podrás descubrir más (leer  artículo)

 

FACTOR 2. Estado energético del cuerpo.

este concepto, que puede sonar un poco extraño, es muy importante para rendir mejor o peor en un día determinado. En buena parte lo podemos controlar nosotros mismos, con un buen cuidado físico (fundamental trabajo de prevención de lesiones) y con una alimentación equilibrada. Pero también hay una influencia “biológica” que viene definida por los ritmos circadianos (ver artículo ) y por los biorritmos (ver artículo ). Esta influencia biológica no la podemos controlar nosotros, o al menos no del todo. Pero sí debemos hacer todo lo posible para conocernos bien en estos puntos y poder actuar en consecuencia.

 

FACTOR 3. Claridad mental.

En este punto me refiero a ser capaz de mantener un estado mental que no interfiera en tu capacidad y además te facilite desarrollarla. El grado de activación, el control de concentración sostenida, la adecuación del foco atencional… son, entre otras, las herramientas mentales que te ayudarán a lograr esa “claridad mental”. Y desde ahí, estarás mucho más cerca y preparado de soltar todo tu potencial.

"GUÍA PRÁCTICA DE INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA DEPORTISTAS"

RECÍBELA GRATIS EN TU CORREO


  1. FACTOR 4. Factores externos.

    Muchos deportistas cambian su rendimiento en función de la temperatura del día, de si llueve o hace sol. También por supuesto del tipo de superficie en el que se juega. Si se trata de una instalación indoor o abierta, o incluso la cercanía del público en la grada. Ante todo esto, adaptación. Fíjate que es esta cualidad mental, la de adaptarte a lo que no puedes controlar, la que mejor te va a ayudar a encarar el día a día, sin caer en excusas.

    Este conjunto de cuatro factores es el que define tu máximo rendimiento deportivo. Como ves son muchos aspectos los que interactúan y los que lo definen. Con algunos no puedes hacer gran cosa, aunque siempre te queda la mejor adaptación posible y aprovechar para aprender mejor. En otros, tienes mayor margen de acción, y por tanto la responsabilidad de ir a darlo todo sin dudar.

  2.  
    Tu momento es ahora

    Ya lo sabes, tienes la oportunidad de mejorar a cada momento. Y si de verdad estás implicado con tu carrera deportiva, te diría que tienes la obligación de mejorar a cada momento. El entrenamiento te llevará mucho más allá en el momento en que organices y prepares tu mente para tener un progreso y aprovechamiento máximo. ¿Estás dispuesto a empezar ya?

¿Quieres empezar un entrenamiento mental gratuito?

Solicita una sesión gratuita y conoce nuestro programa de MindfulSport. Tus metas te están esperando.
Últimas entradas de Miguel A. Rodriguez Ramirez (ver todo)

Deja un comentario