Entrenamiento deportivo en la adolescencia: un enfoque psicológico

¿Te ha sucedido empezar la temporada con un tipo de deportista y acabarla con otro totalmente diferente? Para todos los entrenadores deportivos que trabajan con chicos y chicas entre los 13 y 18 años es una constante. Las estrategias motivacionales y de gestión del grupo que me estaban funcionando el mes pasado, este mes no sirven y son incluso fuentes de nuevos conflictos.

Según las cifras derivadas de diferentes estudios, la edad más habitual para abandonar la práctica deportiva se sitúa en los 14-15 años. En algunos casos los cifran hasta del 70% (leer artículo relacionado)  aunque en la mayoría de los estudios la cifra se mueve en torno al 25 o 30% (estudio 1; estudio 2). Dejaré para otro momento comentar sobre este importante tema, que tanto nos preocupa tanto a las familias como a los profesionales de la enseñanza deportiva, como es el abandono del deporte por parte de adolescentes. Me gustaría tratar en este artículo algunas características que se dan en estas edades y que tienen una influencia trascendental a la hora de entender cómo debemos enfocar el trabajo psicológico con ellos.

Ante todo, debemos considerar la adolescencia como un período más de aprendizaje y formación de la persona, en el que adquirimos buena parte de los recursos y hábitos que van a marcar nuestra personalidad en el futuro, es decir en la edad adulta. Desde esta premisa, y teniendo en cuenta que ese aprendizaje lo están buscando estos deportistas en otras muchas áreas su vida en general, podremos llegar a mejores conclusiones y mantener una perspectiva mucho más abierta que nos facilite nuestra labor.

Características psicológicas de la adolescencia

Hay una serie de rasgos y cambios que se dan con mayor incidencia en las edades comprendidas entre 13 y 18 años, según casos. En este completo artículo podrás ver cuáles son las causas hormonales que producen esos cambios físicos y mentales en la persona.

En lo que respecta a las cualidades psicológicas, podemos enumerar las siguientes siete características comportamentales como las más habituales:

  1. Creciente egocentrismo, se centran en sí mismos.
  2. Formación de su identidad, de su propio yo
  3. Fuertes cambios emocionales
  4. Búsqueda de intimidad, de su propio espacio
  5. Sentimiento de que nadie les comprende.
  6. Autoafirmación a través del desafío al adulto.
  7. Deseo sexual

Como ya imaginarás todos estos cambios a nivel mental suponen variaciones en el comportamiento diario. A esta realidad debemos sumar también un entorno cambiante y que sinceramente se nos escapan muchas ocasiones a los adultos que trabajamos con ellos. La proliferación de las redes sociales, el cambio de comunicación entre ellos y sobre todo los nuevos hábitos de ocio mucho más dirigidos a una vida sedentaria, son en muchas ocasiones incógnitas que no llegamos a entender y con las que no sabemos muy bien cómo enfrentarnos.

Sirva todo lo que llevo escrito hasta ahora para crearte una idea fundamental que creo puede servirte de base para alcanzar tu objetivo, que no debe ser otro que seguir manteniendo a tu deportista vinculado a la práctica deportiva y buscando su mejor rendimiento. Esa idea fundamental de la que te hablaba debe ser la aceptación. las cosas son como son, no podemos cambiar más que lo que depende de nosotros. Ni podemos pasar a tener un deportista adulto de un día para otro, ni podemos volver a entrenar a ese niño o niña que tan ciegamente nos seguía. Aunque nos gustase que fuera así, no es posible.

 

 

"GUÍA PRÁCTICA DE INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA DEPORTISTAS"

RECÍBELA GRATIS EN TU CORREO


 

Empezar a construir desde esta nueva realidad.

En muchos de los cursos que imparto tratando este tema, me encuentro con entrenadores que critican y se quejan de los hábitos actuales de la juventud. Por otro lado, los hay que se lamentan de que es imposible entender y tratar con los chicos y chicas en estas edades, y que simplemente hay que esperar que pase cuanto antes.

No estoy para nada de acuerdo. Nuestra obligación como formadores deportivos es saber encontrar recursos nuevos y adaptarnos a esta situación que desde luego no es la idílica, pero es la que nos toca gestionar. Si logramos entender que están en una etapa más de la vida, como puede ser una fase nueva para un deportista que sale de una grave lesión, o para un deportista que ha sufrido un cambio fuerte en su entorno familiar (por ejemplo, un el divorcio de sus padres o un fallecimiento de alguien muy cercano) estaremos poniendo las bases para un mejor trabajo deportivo.

3 pautas a considerar en el trabajo mental con deportistas adolescentes.

Te dejo para finalizar 3 claves que pueden ayudarte a tener mejor resultado en tu labor.

  1. Cambio del estilo de enseñanza: en la adolescencia el estilo de enseñanza autoritario deja de funcionar, pues como hemos visto antes una de sus características es el enfrentamiento a la autoridad. Aprende a contar con su opinión y a acompañarle en lugar de dirigirle hacia lo que más le puede convenir a nivel deportivo. La palabra clave en este caso es consensuar. Cuenta con su opinión y le estarás ayudando a reforzar su personalidad y sobre todo le estarás acercando a ti.
  2. Mantén la distancia emocional en ciertos momentos: en muchas ocasiones tu deportista se va a comportar de una manera totalmente desconocida para ti. Es tu obligación como adulto no dejarte arrastrar por ello y ser capaz de ser un mero observador de lo que está sucediendo. Aprovecha esos momentos para aprender de él y sigue sacando buenas conclusiones para ayudarle en su progresión.
  3. Mantente firme en tus objetivos: como estamos viendo, la adolescencia es una etapa más de la vida. Se dice que la juventud es una enfermedad que se cura con el paso del tiempo. No estoy de acuerdo con esta afirmación porque no creo que sea una enfermedad, sin embargo, sí que sabemos que el paso del tiempo nos convierte en unas personas nuevas. Por ello es muy importante que como entrenador te mantengas firme en tu propósito de acompañarle y ayudarle a mejorar deportivamente. Aunque en muchas ocasiones la vía que parece más sencilla es la de abandonar por tu parte y amoldarte completamente a sus exigencias, demostrarás ser un buen profesional si sabes encontrar la manera de seguir conduciéndole hacia las metas que consideras que puede alcanzar y que sabes que él mismo quiere conseguir.

En mi carrera profesional llevo más de 25 años trabajando con chicos y chicas de estas edades, y veo que la necesidad de entendimiento con ellos es cada vez más importante y complicada. Te animo a contactarme si tienes alguna duda o consulta al respecto para poder ayudarte a encontrar nuevas soluciones.

 

¿Quieres empezar a controlar tu mente en la competición?

Últimas entradas de Miguel A. Rodriguez Ramirez (ver todo)

One thought on “Entrenamiento deportivo en la adolescencia: un enfoque psicológico

  1. Gracias por la informacion muy enriquecedora e oportuna ,aprovecho para prenguntar sobre el predeporte en la inf o formacion deportiva en los niños (a) a nivel primaria como motivar o desarrollar ese nivel sin afectar su etapa de desarrollo muchas veces los padres quieren que sean lo que ellos no lograron y ,hasta directivos quieren el campeonato o nada ,cuando uno como docente y entrenador desea que ellos se diviertan ,disfruten y les sea en bien de su salud y vida cotidiana .gracias por su respuesta y orientacion es muy util para mi labor
    .

    1. Muchas gracias José Raúl por tu comentario
      Tienes toda la razón, en la mayoría de ocasiones se pierden los verdaderos valores del deporte por los anhelos de padres/madres o directivos de club que anteponen sus deseos a la educación de los niños. Hay que tener presente, en mi opinión, que primero hay que formar personas a través del deporte, para poder llegar a tener deportistas en el mañana (sean del nivel que sean).
      Es una tarea común, sembrar hoy para recolectar mañana.
      Si siembras ilusión y diversión recogerás PASIÓN
      Si siembres presión y frustración, recogerás ABANDONO.

      Muchas gracias!

Deja un comentario